¿Cómo obtener un certificado energético?

Para obtener un certificado energético deberás buscar los servicios de un técnico certificador energético de edificios, hay que tener en cuenta que la calificación energética del edificio lo puede hacer cualquier profesional que esté en posesión de la titulación necesaria para ello y es elegido libremente por la propiedad del edificio.

Este técnico realizará los trabajos propios para obtener la calificación energética, y ésta deberá registrarse en el órgano competente de su Comunidad Autónoma. Dicho órgano competente deberá establecerse cuando se publique el Real Decreto que regule esta certificación.

Etiqueta de eficiencia energética

A continuación te describimos los pasos a seguir:

1. Infórmate y contacta con un especialista

En primer lugar debes contactar con un técnico certificador, arquitecto o ingeniero, y solicítale un certificado energético para tu vivienda.

Asegúrate de contactar con un técnico con la titulación académica y profesional que le habilite para dicha tarea.

El técnico te solicitará unos datos básicos sobre tu vivienda: situación, tipología, superficie, documentación impresa,…

2. Recibe el presupuesto

Según las características de tu vivienda, el certificador podrá facilitarte un presupuesto aproximado y el plazo de tiempo que considera que necesitará para realizar la certificación completa.

Hay un amplio mercado a tu disposición. Consulta sin compromiso y busca el precio que más te convenga .

3. Contrata la calificación energética

El técnico visitara tu vivienda, donde medirá y anotará los detalles y puntos débiles del edificio. El técnico realizará una inspección visual exhaustiva, utilizara herramientas adecuadas y dedicara tiempo para el análisis de todos los puntos clave de la vivienda (posibles puentes térmicos en los cerramientos, su capacidad aislante o la permeabilidad al aire de las puertas y ventanas, sistemas de iluminaciónpor ejemplo).

4. Recibirás la Calificación energética

La calificación energética no es lo mismo que la calificación con certificación. Gracias al análisis del técnico recibirémos una calificación enerética, que irá de la A a la G y que mide lo eficiente que es nuestra vivienda en cuanto al rendimiento de las instalaciones y el estado de los elementos pasivos (cerramientos, forjados, tabiquería, cubierta…).

5. Registra la Calificación energética

Cada Comunidad Autónoma debe llevar un registro de las calificaciones energéticas de sus edificios. No es más que un trámite burocrático en el que se verifica que tu vivienda cumple con la nueva normativa de venta y alquiler de viviendas. El técnico entregará un informe detallado en el que analice los puntos clave de la vivienda estudiados en la auditoría y los resultados obtenidos a partir de la simulación energética.

6. Recibe tu Certificado Energético

En base a la calificación obtenida, tu Comunidad Autónoma emitirá un certificado energético oficial consistente en un documento que describirá, mediante una etiqueta, el grado de eficiencia de tu vivienda en cuanto al consumo de energía.

Ahora, si vendes o alquilas tu vivienda, ya puedes informar al posible comprador o arrendatario de lo eficiente que es el inmueble que deseas adquirir o puedes examinar la eficiencia de la vivienda que deseas adquirir.